60 aniversario de las Misioneras Seculares Scalabrinianas

25.07.2021
de Maria Grazia Luise
Actualidad, Iglesia-Fe

 El 25 de julio de 2021 nuestra comunidad de Misioneras Seculares Scalabrinia­nas cumple 60 años de vida. Nuestra historia inició desde el sí incondicionado a Dios de Adelia Firetti, pronunciado personalmente en la pequeña iglesia del Espírito Santo en Solothurn (Suiza) el 25 de julio de 1961, sin tener un camino ya trazado frente a ella. No podía imaginar, de hecho, que con el tiempo surgiría un nuevo Instituto Secular, que la Iglesia aprobaría en la Pascua de 1990.

Ahora, con profunda gratitud, podemos reconocer la presencia providencial del Espíritu Santo que inició y sigue dando continuidad a nuestra historia, la cual habría podido terminar mil veces. En cambio, supo encontrar su senda junto con los migrantes y muchos amigos que Dios nos hizo conocer y que unió, de diferentes formas, a nuestro camino.

Una primera mirada histórica nos lleva a la gratitud por los Misioneros Scala­brinianos; entre ellos estamos particularmente agradecidas al p. Gabriele Bortolamai, que acompañó nuestra historia con su discernimiento de fe desde el principio, apoyando en el camino el don de nuestra consagración secular scalabriniana. P. Gabriele falleció el 16 de junio pasado y su testimonio generoso de vida ofrecida a Dios, a los migrantes y jóvenes, continúa presente en medio de nosotros.

Nuestra consagración encontraba inspiración en la misma espiritualidad de encarnación del Beato J.B. Scalabrini, así como en su luminosa visión profética sobre el mundo de las migraciones. El Superior General p. Giulivo Tessarolo, el 4 de julio de 1966, confirmó nuestra pertenencia a la Familia Scalabriniana en la diversidad de nuestra consagración secular.

Volviendo a la historia, reconocemos con profunda gratitud el apoyo de la Diócesis de Basilea, con sus Obispos y Vicarios Generales que nos han brindado su confianza, junto con valiosos consejos para nuestro camino. Tras el envío de nuestras Constituciones a Roma por parte del Obispo Otto Wüst, el 25 de marzo de 1990, la Congregación para la Vida Consagrada reconoció nuestro carisma de Misioneras Seculares Scalabrinianas como un don auténtico y estable para la Iglesia y para el mundo.

Por último, pero no menos importante, nuestro agradecimiento sigue siendo constante por los migrantes que nos acogen como compañeras de viaje, junto con los innumerables “amigos por los caminos del éxodo”: personas de todas las edades, nacionalidades y condiciones sociales que, reunidos en un intercambio de mutuo conocimiento y estima, desean dar pasos significativos hacia una posible fraternidad universal más allá de las fronteras.

Es un proceso de formación para la “catolicidad”, o sea, para la apertura universal de nuestra fe, a través de encuentros que se realizan en los Centros Internacionales “J.B. Scalabrini” en las ciudades donde estamos presentes en Europa, Brasil, México y Vietnam.

Nuestra vocación de Misioneras Seculares Scalabrinianas nos lleva a caminar en una total consagración a Dios en las condiciones ordinarias de una vida migrante. El seguimiento de Jesús pobre, virgen, obediente, a través de los votos, nos envía al variado mundo de las migraciones, como sal y levadura del Evangelio. El éxodo, vivido en la fe, se asemeja a los dolores de parto. Nos abre, así, a una gran esperanza de vida nueva hacia una humanidad futura que, aprendiendo a convivir entre las diferencias, puede indicar el camino hacia la paz.

En efecto, la realidad transformadora de la Pascua de Jesús -de la muerte a la vida-, al favorecer un éxodo positivo de nosotros mismos, también puede llenar de sentido el éxodo de la propia tierra, para emigrar hacia una vida cada vez más abierta a nuevas relaciones entre las diversidades, en la pertenencia mutua. De hecho, según la visión del Beato J.B. Scalabrini, la providencia que guía los destinos humanos, incluso a través de catástrofes hacia la meta última, podrá unir en Dios a todos los pueblos en un solo pueblo y a todas las familias en una sola familia.

Al caminar juntos, incluso una nueva mirada de estima hacia los extranjeros puede ensanchar el corazón a relaciones fraternas que muchas veces nos sorprenden en los mismos aconteci­mientos cotidianos. El don de vivir en el éxodo, pues, abre un espacio ilimitado al Espíritu Santo, hacia nuevos pasos de humanización, por lo que ya no podemos definirnos comparándonos desde fuera, según los parámetros de nuestra cultura y mentalidad.

¿Quién puede definir a una persona mientras está en camino?
Ciertamente, todo éxodo nos lleva más allá de nosotros mismos para acogernos uno al otro, en cada diversidad, para convertirnos en “hermanos todos”, hasta el punto de realizarnos como pueblo de Dios que camina hacia la tierra prometida.

Es un proceso que tenemos que promover, no a pesar de las diferencias de cultura, mentalidad y religión, sino a través de ellas. En el camino, puede llegarnos inesperadamente un nuevo regalo, fruto del éxodo y de la comunión fraterna que se extiende, hasta encontrar entre los propios migrantes no sólo compañeros de viaje, sino colaboradores especiales, incluso sin su conocimiento, de una misión que se expande. Y esto entre los más desfavorecidos.

Los migrantes, a menudo considerados “los últimos”, pueden despertar en los jóvenes el deseo de dar la vida por amor, en todos los caminos y vocaciones, con el objetivo de contribuir a un mundo mejor. Al mismo tiempo, los jóvenes representan para los migrantes más necesitados la esperanza de un nuevo futuro: un mundo habitado por una humanidad más auténtica, abierta a la justicia social y la hospitalidad, en el don del respeto mutuo y la amistad.

Artículos de blog similares

21.05.2022

Actualidad, Iglesia-Fe, Migración

¡Juan Bautista Scalabrini será proclamado santo!

Este feliz anuncio nos ha llegado a finales de mayo en pleno Año Scalabriniano, celebrado para recordar el 25 aniversario de la beatificación del Obispo de Piacenza J.B. Scalabrini, que tuvo lugar el 9 de noviembre de 1997:

Leer más

04.03.2022
Stuttgart (D)

CdS Stuttgart, Iglesia-Fe, Jóvenes

40 aniversario del "Centro di Spiritualità"

El Centro de Espiritualidad para jóvenes empezó en 1982 (4 de marzo).
De la experiencia de este Centro nacieron otros Centros internacionales en Solothurn (Suiza), en Milán (Italia), en São Paulo (Brasil) y en la Ciudad de México.

Leer más

07.11.2021

Actualidad, Iglesia-Fe

Año Scalabriniano

El 9 de noviembre de 2022 se celebrará el 25° aniversario de la beatificación de Juan Bautista Scalabrini.
La Familia Scalabriniana anuncia un “Año Jubilar Scalabriniano” que comenzará el domingo 07 de noviembre de 2021 y finalizará el miércoles 09 de noviembre del 2022.
El tema es: “Hacer del mundo la patria del hombre”.

Leer más